Un pequeño paso para la impresión 3D,
un gran paso para la humanidad

Los nuevos descubrimientos de un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha conseguido que se reproduzcan las primeras muestras de huesos y piel a través de la bioimpresión 3D. Gracias a este gran avance, la ESA afirma que se podrá mantener la salud de los astronautas que viajen a Marte.

Científicos de la Universidad Técnica de Dresde (TUD) en Alemania fueron quienes dieron con la fórmula correcta de realizar este tipo de muestras. Nieves Cubo, miembro de la TUD, comenta “las células cutáneas se pueden bioimprimir empleando una biotinta rica en nutrientes plasma sanguíneo humano, fácil de obtener de los tripulantes de una misión”. Sin embargo, afirmaba que esta sustancia, el plasma, tiene una consistencia demasiado fluida por lo que era de gran dificultad trabajar con ella en las condiciones de gravedad modificada que se dan en el espacio, o en Marte. Por ello, científicos de la TUD desarrollaron una nueva receta a la que añadieron metilcelulosa y alginato para incrementar la viscosidad del sustrato. Ambas sustancias, afirman, son fáciles de encontrar en algas y plantas.

En cuanto a las muestras impresas de huesos, se utilizó una composición de biotinta similar para imprimir células madre humanas. Se le añadió un cemento óseo de fosfato de calcio para conseguir un soporte estructural que después se absorbería durante la fase de crecimiento.

Para conseguir demostrar que esta técnica era aplicable en el espacio, en condiciones de gravedad modificada, la impresión de las muestras de piel y hueso se llevaron a cabo boca abajo, puesto que el acceso prolongado a entornos de microgravedad no era práctico.

Según la ESA, Agencia Espacial Europea, estas muestras son los primeros pasos de un ambicioso proyecto para convertir la bioimpresión 3D en una opción viable para el espacio. Se están estudiando cuáles serían las instalaciones necesarias a bordo en cuanto a equipos, salas quirúrgicas y entornos estériles, además de la capacidad de crear tejidos más complejos para trasplantes, con el fin último de imprimir órganos internos completos.

Según explica Tommaso Ghidini, director de la división Estructuras, Mecanismos y Materiales de la ESA, quien, además, supervisa este proyecto, “un viaje a Marte u otros destinos interplanetarios implicaría pasar varios años en el espacio. La tripulación correría grandes riesgos y no sería posible volver a casa antes de lo previsto. Además, sería imposible transportar suministros médicos suficientes para hacer frente a cualquier eventualidad dados los límites de espacio y masa de una nave.”

Sin embargo, debido a la bioimpresión 3D se podría responder a las urgencias médicas en cuanto sucediera algún imprevisto. “En el caso de quemaduras, por ejemplo, se podría bioimprimir piel nueva en lugar de injertarla desde otra parte del cuerpo del astronauta, lo que provocaría una lesión secundaria que no sería fácil de curar en el entorno orbital”, añade Ghidini.

Además, en cualquier caso, el material para realizar la bioimpresión procedería del propio astronauta, por lo que no debería existir ningún problema de rechazo en el paciente.

La bioimpresión 3D avanza muy rápido en la Tierra, pero este proyecto es el primero que se aplica a misiones en el espacio exterior.

El proyecto, denominado ‘3D Printing of Living Tissue for Space Exploration’, está patrocinado por las Actividades Básicas de la ESA dentro del elemento Descubrimiento y Preparación, y está liderado por OHB System (Alemania) en cooperación con el Centro de Investigación Traslacional de Hueso, Articulaciones y Tejidos Blandos de la Universidad Técnica de Dresde, Alemania.

Comentarios (0)

Product added to compare.

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.